TRÍPTICO TROTSKISTA


En el centro de la obra de Vlady se alza el personaje de Trotsky. ¿Por qué Trotsky? Porque fue el adversario más eficaz de Stalin, el primer denunciador de la trágica traición de la esperanza revolucionaria y, además, el gran heresiarca de la revolución rusa.

Los tres cuadros que Vlady le dedicó a Trotsky representan el homenaje artístico más grandioso dirigido a un jefe político y también el más fraternal. A pesar de la inmensa producción cromática que inspiraron, ni Lenin, ni Stalin, ni Mao recibieron jamás un reconocimiento semejante.